«Poder vivir toda la etapa escolar acompañados de la música, es algo que no encontramos en todas partes. Desde que los alumnos son bien pequeños, a través del canto y la danza, experimentan la música mejorando, de este modo, su desarrollo intelectual, sensorial, auditivo, motriz y del habla. Posteriormente, cuando empiezan a tocar un instrumento, aparece la magia de la creatividad, de la imaginación y de aprender un lenguaje diferente (y a la vez universal).

Una asignatura como la de Proyecto Musical permite a los alumnos potenciar habilidades sociales como el trabajo en equipo, el respeto, la tolerancia, la paciencia y la escucha, pero también habilidades motrices, como la coordinación, o habilidades intelectuales, como la mejora de la memoria.

Es por todo esto que el aprendizaje de la música es algo fundamental a la escuela y sobre todo para nosotros, los maestros de música, que creamos un espacio de aprendizaje de forma lúdica y divertida, no sólo a la asignatura de proyecto sino en las extraescolares de música de instrumento y en las diferentes formaciones de la escuela: La Big Band de cuerda y de viento, el Music Choir, la Batucada o el Teatro Musical.»

“La música puede cambiar el mundo porque puede cambiar personas”.
(Bono, U2)

07 / 05 / 18